Petalos de María

via crucisEstamos entrando en la tercera semana de la Cuaresma.

Tenía muchas ideas acerca de lo que debía hacer en esta temporada. Para mí, es como una oportunidad para un reinicio espiritual — la oportunidad de comenzar de nuevo. Es parecido a las resoluciones de Año Nuevo.

Igual que abandono esas resoluciones, mis ideas cuaresmales tienden a desaparecer en la segunda semana, y no logro alcanzar los nobles objetivos que me propuse.

Este año me propuse hacer algo simple. Simple no necesariamente significa fácil.

Una de las cosas que he propuesto es dedicarme a la oración. Debido a mi horario de trabajo, no puedo comprometerme a la misa diaria. He añadido ciertas oraciones y rutinas en los últimos años, por lo tanto, mi idea es para mejorar lo que ya estoy haciendo.

No hay duda de que mi vida beneficiaría enormemente de un enfoque más sólido en la oración. Con esto en mente, me comprometí a la Vía Crucis los viernes. En lugar de participar en grupo, voy sola por la tarde.

Esa hora de meditación me viene bien. Decir que disfruto esta hora de oración probablemente no es la palabra correcta, pero sin duda ha sido algo digno de hacer, y probablemente, una práctica que podría incorporar todo el año, si no semanal, por lo menos mensual.

Al caminar con Jesús en su Pasión, he participado en sus sufrimientos. He meditado sobre la humildad, pensando menos en lo que tengo, y más en lo que Cristo me ha dado en la Salvación.

En este camino me doy cuenta de mis tropiezos y caídas, pero también reconozco las gracias. Experimento con Cristo la humillación, la debilidad, y el dolor — y también la ternura y el amor.

 

Untitled

¡Comienza Cuaresma! Y tengo un millón de planes.

Voy a botar 40 bolsas de basura – uno por cada día, tomar fotografías que siguen un tema, publicar algunos artículos que me comprometí a escribir, orar, ayunar, dar limosna.

Esa lista parece una receta para el desastre.

La mayoría de los días ni siquiera recuerdo mis oraciones sin las alarmas de mi teléfono para recordarme.

¿Cómo voy a hacer todas estas cosas que están, de alguna manera, diseñados para mejorarme?

¿Pero mejorar qué? ¿Ser mejor persona? ¿Ser cristiana? ¿Ser Santa? Todas esas cosas, y más.

Me di cuenta de que la confesión no apareció en mi lista espontánea.

Mientras escribo esto, pequeñas manchas de cenizas hacen cosquillas en mi nariz y mis pestañas, y me acuerdo de que las cenizas son un símbolo de arrepentimiento. Esto me recuerda que con cada cosquillas, cada tic, que soy pecador y en necesidad de la redención que Jesucristo me ha dado. Nos ha dado.

En este tiempo de Cuaresma, hare un esfuerzo para cumplir las promesas que he hecho, a mí misma y a Jesús.

Pero primero, voy a comenzar con el Sacramento de la Reconciliación. Iré a la confesión en los próximos días.

Y entonces, me voy a centrar en la oración, el ayuno, la limosna, y sí, más reflexión sobre mis pecados.

***

scaleEste fin de semana celebramos el día de los enamorados. Qué casualidad que coincide con la semana del matrimonio, febrero 8 -14.

Mis compañeras me preguntan como voy a celebrar. No es que no quiero rosas, sino, que quiero algo que dure más – el amor.

El amor es más que un gesto, mucho más que una prenda. Es una acción, y en muchos casos, un sacrificio.

El matrimonio tal vez empiece con interés y atracción, pero dura por el compromiso hecho en el sacramento de matrimonio. La gracia de un matrimonio envuelto en el amor de Dios nos sostiene, nos da ánimo, nos enseña, realmente, como amar.

El amor es paciente, es bondadoso[a]; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante;  no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;  no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad;  todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  1 Corintios 13:4-7

¿Cómo demostramos el amor?

¿Que estamos haciendo para mejorar nuestros matrimonios?

rainbow

Esta mañana amanecí bajo un aguacero terrible. No quise levantarme. Me faltaba ánimo, no solo para salir de la cama, sino que el mal tiempo – la oscuridad de las nubes, me quito el deseo de cumplir con mis deberes.

Me tome una taza de café. Puse música animada. Me vestí con un traje favorito.

Enseguida cambie de actitud – solo tuve que empezar a moverme.

¿Cuantas veces no me pasa lo mismo con la fe? Yo sé lo que necesito – lo mismo ir a misa que a confesarme, o algo tan sencillo como la oración.

La falta de ánimo me cae encima como las nubes de una tormenta. Sin embargo, solo necesito empezar.

Enseguida cambio de actitud – sale un arco iris, símbolo de la esperanza, del amor de Dios y su misericordia.

Vamos. A moverse hacia el Señor.

¡Animo!

Etiquetas: , ,

gansos

Pasé la tarde caminando por los terrenos de un monasterio cerca de mi casa. Me gusta la serenidad que forma parte de todo lo que rodea el campo.

Me encontré con unos gansos que rompieron el silencio, pero en vez de acusarme por la interrupción, fue como una invitación a compartir su lago conmigo. Cuando vieron que no les traje comida, me dejaron tranquila, y ellos siguieron en lo suyo.

Descansé en la orilla, y pasé el tiempo en oración.

IMG_0157Necesito buscar estas oportunidades más a menudo. Siempre tengo una lista de cosas que requieren mi atención. Le presto mas atención a esa lista que a lo que de verdad merece mi tiempo. Este retiro espontáneo me animó el espíritu y demostró mi necesidad de descansar en la presencia de Dios.

Peter Paul Rubens

Peter Paul Rubens

“La mejor manera de descubrir si tenemos el amor de Dios es ver si amamos a nuestro prójimo. ” Santa Teresa de Jesús

Esta semana estoy limpiando y organizando la casa. Tengo mucha ropa que no uso. Estoy separando lo que esta en malas condiciones para botar, y lo que todavía se le puede sacar buen uso para llevar a una de las tiendas de San Vincente de Paul.

Como pones tu amor en acción?

Adoration of the Magi by Bartolomé Esteban Murillo.

Adoration of the Magi by Bartolomé Esteban Murillo.

“Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en el tiempo del Rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿dónde está el que ha nacido, el Rey de los Judíos? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.
Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a unos señores que se llamaban Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador que el pueblo judío esperaba hacia mucho tiempo.
Ellos contestaron: En Belén de Judá, pues así está escrito por el Profeta:

Y tú, Belén tierra de Judá
de ningún modo eres la menor
entre las principales ciudades de Judá
porque de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel

Entonces Herodes, llamando aparte a los magos, los envió a la ciudad de Belén y les dijo: Vayan e infórmense muy bien sobre ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo.
Los Reyes Magos se marcharon y la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos hasta que fue a pararse sobre el lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella, sintieron una gran alegría.
Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre. Se hincaron y lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes, (pues él quería buscar al Niño para matarlo), regresaron a su país por otro camino.” (Mateo 2, 1-12)

Celebramos el Día de los Reyes Magos con regalos, recordando los regalos que los magos le llevaron a Jesús:

    • oro: que se les da a los reyes, porque Jesús ha venido como rey de todo el mundo
    • incienso: que se le da a Dios, porque Jesús es el hijo de Dios hecho hombre
    • mirra: que se untaba a los muertos, porque Jesús era Hombre entre los hombres

Sigan el ejemplo de los magos. Busquen a Jesús.

Para reflexion: Cuales son los regalos que le ofrecemos a Jesús?

Etiquetas:
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.